Soy visitante asiduo del embalse y cada día me sorprende más ver cómo la gente entra con sus vehículos personales a las orillas, hacen fuego, hacen ruido (en pleno Parque Natural reserva de aves...). Hay prohibiciones claras y cadenas para evitar el paso a los coches que se saltan rodeándolas sin más. Me avergüenza ver cómo supuestos amantes de la naturaleza entran con sus cañas de pescar y dejan todo lleno de botellas, latas, anzuelos, bolsas de plástico, etc. Gente nacional y mucha estrangera. En una ocasión llamé a la Guardia Civil para dar cuenta de un grupo de personas acampadas que hacían fuego y montaban escándalo sin ningún respeto por nada ni nadie. Nunca se presentaron por allí. Y esto hará que nuestro embalse deje de ser un sitio bello, un oasis en medio de nuestros duros campos de Segovia, para convertirse en otro Pantano de San Juan, lleno de basura e indeseables.