http://www.eldiadeciudadreal.com/noticia.php/12158

CIUDAD REAL El consejero de Agricultura y Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha, José Luis Martínez Guijarro, firmó ayer en la sede de la Comunidad de Regantes Embalse de Torre de Abraham con el presidente de la misma, Modesto Mellado, y el de la empresa Hidroguadiana, Eduardo Alvarado, el convenio para construir la segunda fase de la conducción de la presa hasta el embalse Gasset.

Las obras de esta parte del proyecto, explicadas en detalle por un técnico de la Junta de Comunidades (JCCM) tras la firma del acuerdo, consisten en entubar los 18,5 kilómetros de extensión del canal del Bullaque mediante una tubería de acero embebida en hormigón en masa, y por ello más resistente a la corrosión y al desgaste por el uso, y cubierta con tierras en la mayor parte de su longitud. El diámetro de esta canalización oscilará entre 1,82 y 2,22 metros. Esta segunda fase supone además una corrección de la canalización planeada inicialmente.

Mediante esta infraestructura, cuya ejecución ya está licitada, se pretende alcanzar un doble objetivo. Por un lado, destacó Martínez Guijarro, se modernizará la zona regable de la margen izquierda del canal, al permitir la realización de nuevos proyectos de conversión de regadíos; por otro, señaló Alvarado, se garantizará el abastecimiento de agua para Ciudad Real y los pueblos de su área de influencia, como Miguelturra, Malagón y Fernán Caballero, previniendo así situaciones como la de la gave sequía que afligió a la comarca entre 1991 y 1995.

Ahorro de agua
Otra de las ventajas que tendrá esta canalización respecto al canal a cielo abierto que existe en la actualidad será el ahorro de agua y energía. El consejero de Agricultura indicó que la nueva conducción evitará las pérdidas, cifradas por el técnico de la Junta en 7 hectómetros cúbicos al año, que se producen con la actual, aprovechando así todo el caudal de agua del embalse de Torre de Abraham. Por esta misma razón, el consumo de energía eléctrica para el riego se verá reducido.

Estos aspectos reducen además el impacto ambiental de la obra, pero además propician que genere, en palabras del técnico de la Administración regional, un “impacto positivo” al “dejar un entorno primitivo alrededor del canal”. El máximo responsable de Hidroguadiana elogió este aspecto, enfatizando que el cercano Parque Nacional de Cabañeros “también, de alguna manera, se ve beneficiado por esta actuación”.

Treinta millones

En sus declaraciones a los medios de comunicación tras la firma del convenio, José Luis Martínez Guijarro, dijo que este “pistoletazo final” para la conclusión del proyecto era “una buena forma de comenzar el año”. Tanto él como Eduardo Alvarado pusieron esta actuación como un “buen ejemplo” de colaboración entre las distintas administraciones que han financiado los treinta millones de euros de su coste; de estos, más de la mitad (15,2) han venido por el programa de fondos Feder 2007-2011 de la Unión Europea, y la Consejería de Agricultura ha financiado 9,6 millones.

La futura canalización entre embalses, indicó el consejero, también dará pie a la puesta en marcha de otros proyectos de la Confederación de Regantes. Su presidente adelantó que entre ellos estaba el establecimiento en el área de una planta termosolar y de una fábrica de conservas. Estos posibles desarrollos, junto a la cercanía al Aeropuerto Central Ciudad Real, hicieron que Modesto Mellado se mostrara optimista acerca de la evolución de la economía de la zona: “La comunidad tiene futuro, y hay que trabajar en esa dirección”.

En 2009, la Consejería de Agricultura tiene previsto actuar en al menos 11.000 hectáreas en toda Castilla-La Mancha, a través de esta infraestructura y de otras como el canal de Albacete. En 2008 ya lo hicieron sobre 157.000, invirtiendo 158 millones de euros.