Y no sólo eso. Sino llevar a cabo una recuperación plena de lo que es el dominio público, y seguir con la compra de fincas adyacentes a las Tablas de Daimiel que tengan derechos de regadíos, para convertirlos en zonas sin riego, y con repoblación de plantas autóctonas.