Artículo de Deia
http://www.deia.eus/2018/08/24/opini...y-agua#Loleido
HaCE ahora 60 años, el 20 de abril de 1958, se llenaron los pantanos de Urrunaga y Uribarri Ganboa situados en Araba que desde entonces constituyen la gran reserva hidráulica de abastecimiento de agua potable para parte de Bizkaia, por medio del Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia, y de Gasteiz, por Amvisa, Aguas municipales de Vitoria S.A. Asimismo, son también el gran recurso hídrico que mediante la central hidroeléctrica de Barazar, perteneciente a Iberdrola y el pantano de Undurraga del Consorcio ambos en Zeanuri que vinculados a los otros dos embalses contribuyen al suministro eléctrico del territorio vizcaino.

Se trata de una colosal obra pública, una de las más trascendentales acontecidas en Euskal Herria por su esencial beneficio e interés social y la envergadura de su proceso con construcciones en diferentes lugares, sus características, procesos de concesiones y traspasos de sus suministros, es algo compleja de resumir en un artículo por lo que se reducen algunos parámetros numéricos del conjunto.

En 1926 se inicia un visionario proyecto cuando el ingeniero Manuel Uribe-Echevarria solicita al Estado la concesión de las aguas del río Zadorra y sus afluentes Anguelu, Arlaban y Zayas, situados en Araba al norte de Gazteiz, para mediante la construcción de dos embalses reguladores, tres saltos de agua y sus centrales hidroeléctricas producir energía destinada a la industria de la metrópoli de Bilbao a la vez que mejorar su abastecimiento de agua. Propuesta rechazada dos años después ya que suponía modificar la cuenca de servicio, la meseta, una zona agrícola necesitada del caudal del río. No obstante en 1930 Uribe-Echevarria solicita la reconsideración del expediente.
El Gobierno de la II República en 1934, tras la aprobación con algunas modificaciones y ciertas condiciones, concede la autorización para el primer gran trasvase de una cuenca o vertiente mediterránea a la del golfo de Bizkaia. La sublevación fascista de 1936 y posterior autarquía impidió su realización pero en 1945 la empresa Altos Hornos de Vizcaya S.A. (AHV) adquiere al concesionario Uribe-Echevarria sus derechos y dos años después los traspasa a la recién constituida sociedad Saltos y Aguas del Zadorra S.A., dependiente de AHV, que asume todos los proyectos citados que constituirán el Sistema Zadorra.

En esta época, los años cincuenta del siglo XX, la creciente implantación industrial en el entorno de la ría del Ibaizabal en el área metropolitana de Bilbao, especialmente la gigantesca empresa AHV en constante proceso de desarrollo emplazada entre Barakaldo y Sestao, exigía un suministro regular de energía eléctrica. A su vez, el fuerte aumento demográfico de la villa y municipios circundantes requería disponer de gran cantidad de agua para el abastecimiento urbano.

Por encargo de Aguas y Saltos del Zadorra al ingeniero de caminos Antonio del Águila se planteó otra alternativa mucho más amplia modificando el emplazamiento de los embalses, sus capacidades, de la central hidroeléctrica y su potencia y de las conducciones con un proyecto de gran visión de futuro. Desde 1947 y durante diez años se construyeron dos embalses reguladores con sus aliviaderos para aprovechando su gran capacidad conjunta, 220 millones de metros cúbicos, generar energía en una central hidroeléctrica como función principal.
Un pantano, el de Uribarri-Ganboa en Arrazua-Ubarrundua, sobre el propio Zadorra con capacidad de 147,2 millones de metros cúbicos en una extensión de 1.695 hectáreas, una cota máxima de 546,5 m (sobre el nivel medio del mar) contenido por una presa de planta recta de 530 metros de longitud, 32 de altura sobre el cauce fluvial y un aliviadero de siete compuertas. Desde la estación de bombeo de Uribarri-Ganboa se envía agua para el suministro de Gasteiz y otros pueblos.
El otro, el de Urrunaga en Legutio sobre el río Santa Engracia afluente del Zadorra, con una capacidad de 72 millones de metros cúbicos de agua sobre una extensión de 869 hectáreas con la misma cota máxima contenida por una presa de planta recta de 455 metros de longitud y 26 de altura sobre el río con un aliviadero de cinco compuertas.

Unidos los dos pantanos por una galería forzada de enlace con 3.551 m de longitud y 2,5 m de diámetro para mantener igual nivel 546,5 m, y un mínimo de garantía en 530 ante el riesgo de sequía, se llenaron totalmente el 20 de abril de 1958. Ambos se construyeron en hormigón en masa y con un criterio de integración ambiental se revistieron con piedra caliza labrada de Landa.

Del embalse de Urrunaga parte una conducción subterránea de 12.502 metros de longitud y 4,25 m de diámetro que mediante un salto de 328 metros llega a la central hidroeléctrica de Barazar en Zeanuri, Bizkaia. Construida en una galería, excavada a 200 metros de profundidad del terreno quizá la obra más compleja e impresionante de todo el sistema hidráulico de 90 m de longitud, 17,5 de anchura y 30 de altura donde están instalados dos grupos generadores con turbinas y alternadores para producir energía eléctrica que se inició el 10 de octubre de 1957.
La central desagua en la cercana presa de Undurraga en Zeanuri con una superficie de 15,24 hectáreas, un dique de 215 m de longitud y 36 m de altura, con una capacidad de 1,92 hectómetros cúbicos proyectada por el ingeniero Rafael Benavente, finalizada en 1973 y propiedad del Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia. Su caudal mediante una conducción subterránea de 20 km llega a la planta Depuradora de Venta Alta del Consorcio en Arriagorriaga.

Los dos pantanos y la central de Barazar fueron inaugurados el 25 de agosto de 1958 en plena dictadura por el criminal Francisco Franco junto con dos ministros, el obispo de Gasteiz Francisco Peralta y del ingeniero Antonio del Águila con el habitual ritual de la época. Posteriormente, en mayo de 1963 Saltos y Aguas del Zadorra cedió, a cambio de 350 millones de pesetas (2.103.542 euro) la mitad abonados por el Estado, parte del caudal para el abastecimiento de agua de la comarca de Bilbao a la Corporación Administrativa Gran Bilbao constituida años antes, que poco después en 1968 transfiere al Consorcio de Aguas Bilbao Bizkaia creado en 1967 y que a su vez en 1969 cede a Iberduero S.A. el aprovechamiento hidroeléctrico del cauce pero manteniendo una preferencia de suministro para la actividad industrial.

Paralelamente, entre 1964 y agosto de 1967 empezó la construcción de la Depuradora de Venta Alta, en su primera fase bajo la dirección técnica del ingeniero de caminos Rafael Benavente que inicialmente y por urgencia captaba el agua del Ibaizabal, de precaria calidad, en Bolueta para Basauri, Bilbao y municipios de la Margen Izquierda. Situación que se mantuvo hasta el 26 de octubre de 1971, cuando llegaron las aguas del sistema Zadorra por lo que se permuta la procedencia del caudal hídrico con una enorme mejora de la calidad del agua en todos sus aspectos.

Este gran logro hidráulico por su repercusión social merecería tener un reconocimiento más explícito de modo adecuado ya que constituye, sin duda alguna, un patrimonio cultural en el ámbito de la ingeniería, no en su sentido tradicional de legado histórico, es todavía una obra relativamente reciente, sino de singular, en muchos aspectos, obra pública.