La empresa que tendría que mantener el embalse de Los Peñascales lleva años sin acometer las obras necesarias y ahora se encuentra en liquidación

“Es una pena que este embalse pueda llegar a desaparecer si no se hace nada”, comenta Violeta, una vecina de la urbanización Los Peñascales, en Torrelodones, mientras pasea por la senda que discurre alrededor del rebosante lago. En la orilla un pescador intenta engañar a alguna presa. Las últimas lluvias han llenado el embalse de Los Peñascales, que se construyó en 1962 para abastecimiento y riego de la colonia de chalés que se empezaba a levantar a su alrededor. El paso del tiempo ha convertido el pantano en una seña de identidad de la zona y del municipio, que ahora peligra. En Los Peñascales reside entre el 10 y el 15% de la población torresana en chalés independientes.

La falta de mantenimiento y conservación se ha hecho crónica y el Ayuntamiento considera su estado “alarmante”, además de entender que es “absolutamente necesario detener su degradación”. También es necesario redactar un plan de emergencia, después de que la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT) clasificara a la presa como de categoría B en enero de 2012. Aunque todavía hay tiempo, el plazo expira dentro de dos años. En la actualidad, la infraestructura no presenta riesgo de rotura inminente, pero es necesario acometer cuanto antes las operaciones necesarias de mantenimiento preventivo, según un informe de la CHT.

El equipo de gobierno, Vecinos por Torrelodones (VxT), propuso en octubre del año pasado al resto de grupos políticos su adquisición a la empresa a la que la CHT otorgó la concesión del embalse (Aydisa), que se encuentra en liquidación. Solo obtuvo el apoyo del edil del PSOE, con lo que su propuesta no salió adelante, porque los nueve ediles de VxT gobiernan en minoría. El resto de la oposición, 10 concejales del PP y uno de Actúa, votaron en contra.

El acuerdo implicaba que el Ayuntamiento compensaba la deuda de 13.576 euros que Aydisa tiene con el municipio. Como contraprestación, el Consistorio se comprometía a invertir en los próximos cinco años la cantidad de 235.860 euros en obras de rehabilitación de la presa, a elaborar el plan de emergencia y a redactar normas de explotación.

El municipio teme que si regresa a la Confederación del Tajo, se destruya

El PP explica su voto en contra porque consideran que antes de que el Ayuntamiento adquiera la presa, es necesario que se aclare su situación legal. “En la actualidad, los responsables delembalse son la empresa concesionaria y la CHT”, aclara un portavoz popular. En su opinión, si se comprara el embalse, la responsabilidad se trasladaría al municipio. “Si la CHT la recupera y decide que hay que demolerla, entonces sería el momento para que el Ayuntamiento entrara en acción”, puntualiza. Desde Actúa añaden que el equipo de gobierno no ha elaborado ni un plan de viabilidad, ni de gestión.

Una visión muy diferente, a la que mantiene Juan Bidart, edil socialista, que considera que la única salvación del lago es la adquisición por parte del municipio. Incluso han abierto una campaña de recogida de firmas para presionar. “La CHT ya ha apuntado la posibilidad de tirar la presa, con lo que desaparecería el enclave, que es magnífico”, comenta el edil. Desde VxT también manifiestan el temor a que si el enclave regresa a la CHT, podría desparecer. Entonces el arroyo La Trofa, que llena el embalse, volvería a correr libremente y el lago actual desaparecería.

Ya en 2007, la empresa propietaria encargó un informe. El documento apuntaba la necesidad de llevar a cabo actuaciones para garantizar su seguridad. Entre ellas se encontraban la limpieza de vegetación, reparar válvulas y dispositivos de toma o la limpieza del dispositivo de desagüe de fondo. El Ayuntamiento constató en 2012 que no se habían realizado ninguna de estas acciones.

De momento, la presa sigue esperando y no se ha llegado a ningún acuerdo, aunque el concejal de Comunicación de VxT, Ángel Guirao, advierte de que la decisión está en manos de su grupo “porque se puede decidir su adquisición en Junta de Gobierno”.
http://ccaa.elpais.com/ccaa/2014/04/...52_690733.html

La verdad es que la presa no está cuidada ni mantenida. Las aguas siguen siendo de mala calidad, seguramente por vertidos incontrolados de los chalets. Su vecina presa de Parquelagos, aunque no tiene la calidad de agua de hace unos años, sí se mantiene en buen estado.

Su futuro es muy incierto.

Saludos. Miguel.