Ayer pude acercarme al embalse de Aiguamoix durante unos minutos y le pude hacer unas cuantas fotos.

Parece mentira la cantidad de agua que fue capaz de evacuar ese aliviadero y que destrozó muros de hormigón a la salida del mismo.