La Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE) da por "prácticamente" paralizado el desplazamiento de tierras de la ladera derecha del pantano de Yesa, embalse que se está recreciendo.


Zona afectada por el deslizamiento

En medio de las críticas por las técnicas utilizadas para el recrecimiento del pantano de Yesa, la Confederación Hidrográfica del Ebro ha dado por "practicamente" solucionados los problemas de corrimientos de tierras que se habían producido y que obligaron al desalojo de varias urbanizaciones el pasado febrero. La Confederación se reunirá con los vecinos de las urbanizaciones que fueron desalojadas para informarles sobre la actual situación.

La CHE ha respondido así a las críticas del alcalde de Artieda, Javier Jiménez, y de la Asociación Río Aragón, durante su comparecencia este martes en Comisión de las Cortes de Aragón, donde afirmaron que el recrecimiento de Yesa es inviable técnicamente y han alertado de los desplazamientos de tierras, solicitando la paralización de la obra.

"La seguridad de las urbanizaciones y poblaciones en todo momento ha estado garantizada por la Confederación", han señalado las mismas fuentes. El desplazamiento de la ladera derecha está en niveles de "error de medición", es decir, que la situación es de "práctica no existencia de movimiento".

Actualmente se está terminando de completar el diseño de la actuación para que, en el caso de que haya precipitaciones muy intensas, "no se reproduzca la situación de inestabilidad". El objetivo es dar por estabilizada la ladera.

La CHE ha agregado que, tras producirse el desplazamiento de tierras, se ordenó excavar en la cabecera y de forma casi inmediata se produjo la "disminución continua del movimiento", por lo que la actuación del organismo ha sido "muy eficaz". En la actualidad se considera que "no hay movimiento", han insistido desde la Confederación.

Las mismas fuentes han expresado que "todas las presas tienen movimientos como resultado de muchos factores" y en el caso de Yesa "constan movimientos cuya evolución es controlada de forma continua por los técnicos de la Confederación y no se ha detectado ninguno que pueda generar o indicar peligro de rotura".

En cuanto al recrecimiento, la CHE ha apuntado que es "una prioridad" para el Gobierno de España y el organismo de cuenca. Los trabajos están avanzando "a buen ritmo". La Confederación entiende que "la mejor medida de seguridad para los municipios situados aguas abajo es una presa nueva, recrecida, sin desmerecer la actual".

http://www.heraldo.es/noticias/arago...0_1101025.html