Página 1 de 5 123 ... ÚltimoÚltimo
Mostrando resultados del 1 al 10 de 42

Tema: VIADUCTO DE LANTEMIL... algo más que la construcción de un puente.

  1. #1
    Fecha Ingreso
    enero-2010
    Ubicación
    Ribeira Sacra
    Mensajes
    3.020
    Thanks
    277
    Thanked 509 Times in 99 Posts
    Poder de Credibilidad
    112

    Predeterminado VIADUCTO DE LANTEMIL... algo más que la construcción de un puente.

    Hace ya un tiempo comencé a compartir con vosotros mi particular afición a los embalses y a todo aquello que estaba relacionado con ellos.
    Sin duda alguna, después de todo este tiempo, es una buena ocasión para mostrar un nuevo tema y hacerlo de una forma muy especial y con un contenido muy significativo y emotivo para mí.
    Será un tema que repartiré en ocho partes más una final que será más técnica e informativa. Las iré mostrando con cierta cadencia en el tiempo pues aún me quedan varias cuestiones por completar en la octava parte. Debereis disculparme por ello.
    Este es el particular homenaje que os hago a todos vosotros por hacer tan grande esta página y todo lo que ello implica. Espero que lo que vais a ver y leer sea de vuestro agrado.
    Todo comienza a finales de 1990…
    Última edición por jlois; 05-jul-2012 a las 17:07
    Un saludo muy cordial desde esta zona tan al sur de Lugo.

    José Luis.

    Índice de contenidos por página de la Presa de Belesar http://foros.embalses.net/showthread...se-de-belesar.

    Mis fotos en Picasa https://picasaweb.google.com/110633864592555125387

    Mis fotos en Panoramio http://www.panoramio.com/user/188719...to_id=11239520

  2. #2
    Fecha Ingreso
    enero-2010
    Ubicación
    Ribeira Sacra
    Mensajes
    3.020
    Thanks
    277
    Thanked 509 Times in 99 Posts
    Poder de Credibilidad
    112

    Predeterminado VIADUCTO DE LANTEMIL... algo más que la construcción de un puente.

    PRIMERA PARTE.

    Un lunes 12 de noviembre de 1990, a unas horas más bien nocturnas que matinales, salía de mi casa acompañando a mi padre para dirigirnos a la parte más al sur de la provincia de Orense, más concretamente una población llamada Lobios. Allí se encontraban las oficinas de la constructora OCISA, encargada de levantar tres puentes sobre el río Limia y sus afluentes a pocos kilómetros de la frontera portuguesa, dónde a su vez se estaba realizando una obra espectacular, la presa de Alto Lindoso.
    Aquel día marcaría profundamente tanto mi actividad laboral y la personal, como la familiar . Sin lugar a dudas , aquel día significaría un antes y un después en mi vida.
    Un largo camino era el que teníamos por delante, ya que salíamos desde el corazón de la bien conocida Ribeira Sacra, en las cercanías de la presa y del embalse de Belesar , y el vehículo que por aquella época tenía mi padre no era otro que un Jeep Viasa al que le sobraban los kilómetros rodados y le faltaba la potencia suficiente como para acortar los tiempos empleados en viajar. Pero era lo que había y por esa razón salíamos con tiempo más que prudente para que mi padre llegase a la obra.
    Él llevaba ya un par de meses en las labores iniciales de desmonte y cimentaciones, subcontratadas a la empresa EXPANO y había pensado que aquella obra que allí se iba a realizar era una buena oportunidad para mí . De hecho , por su mente había pasado la idea de que yo podría aprovechar las circunstancias, por un lado trabajando en la construcción de los puentes y por otro, al acabar la jornada laboral , podría acudir hasta dónde él trabajaba con la retroexcavadora y seguir con la formación en dicha máquina que me estaba dando desde hacía ya un tiempo. Por supuesto que la idea era buena y aunque con cierto nerviosismo e inquietud, accedí a seguir esos planes al pié de la letra.
    Es así como la ruta de aquella mañana fría y húmeda nos llevaba por la N-540 que curiosamente , pasando por la ciudad de Orense, proseguía hasta Celanova, y más adelante pasaba por Bande para ya desde allí, encaminarse hacia la comarca fronteriza con Portugal, y las localidades de Lobios y Entrimo.

    Después de unas dos horas y media de marcha, habiendo parado en Celanova para tomar un café, llegamos a aquellos parajes que se encuentran más allá de la Presa de Las Conchas.
    Recuerdo que por aquella época la carretera serpenteaba por la margen derecha del río Límia, en un sinuoso trazado de curvas muy cerradas y una estrecha calzada que salvaba un cañón abrupto y de gran profundidad. La carretera descendía pausadamente hasta alcanzar la localidad de la Herdadiña dónde estaba la central hidroeléctrica del mismo nombre y a la que llegaban las aguas conducidas mediante tubería de presión de la presa de las Conchas. En este punto, la distancia al cauce del Límia no era mayor que unos cuantos metros y así continuaba hasta alcanzar el puente que cruzaba ese río y que en su margen izquierda nos ofrecía dos posibilidades para seguir la ruta, ir a Lobios por la izquierda o a Portugal por la frontera de la Madalena a la derecha.
    Lo cierto es que las sensaciones que tenía aquella mañana, las que después tuve al pasar por allí muchas veces más y las que hoy aún tengo al recordarlo todo, son muy parecidas y llenas de intensidad y emoción. Son recuerdos que parecen tomar forma con estas palabras.
    Entramos en la localidad de Lóbios, pequeña localidad de una comarca fronteriza, de la que hoy en día reconozco muchas de las edificaciones que en aquella mañana veía a través de la ventanilla del vehículo de mi padre. La panadería, el Lusitano, el ayuntamiento… Una pequeña niebla matinal subía por un lateral del pueblo , hacía algo de fresco pero sólo era en aquel momento ya que el día iba abriéndose y el Sol no tardaría mucho en dominar unos cielos despejados.
    Eran poco más de las ocho de aquella mañana cuando mi padre me dejó al lado de la vivienda que había sido alquilada para albergar las oficinas de la empresa OCISA. El bajo de dicha vivienda era una especie de garaje en el que tenían un almacén de material , por un lateral de la vivienda , unas escaleras conducían al primer piso de la misma dónde estaban las oficinas. Lo cierto es que en aquel instante me sentí bastante temeroso de lo que al subir las escaleras podría encontrar. Mi padre había tenido que seguir la marcha hasta la obra pues ya llegaba fuera de hora, sólo me había dado unas meras instrucciones a seguir a la hora de presentarme allí :
    …Pregunta por el Sr. Pena y dile que eres el hijo de “Pepiño, el Palista”, él entenderá.
    Así que subí aquellas escaleras que daban a un rellano antes de entrar a la vivienda. La puerta se hallaba abierta y se escuchaban voces de fondo en los distintos despachos. Llamé en la primera sin recibir contestación. A todo esto, el pasillo que separaba las distintas habitaciones estaba casi empapelado de planos que yo en aquel instante no podía reconocer pero que pertenecían al desarrollo de las distintas partes del proyecto de la obra.
    …Sí, que deseas?
    De uno de los despachos había salido un hombre de barba blanquecina con unas gafas gruesas, alto y senil.
    …Busco al Sr. Pena.
    …Soy yo.
    Brevemente le comenté aquello que me había aconsejado mi padre que dijese y no fueron muchas más palabras. El hombre asintió y relajó su primera actitud a la defensiva para tornarse más cordial. Seguro que tanto mi padre como él mismo, habían llegado a entablar cierta complicidad a la hora de decidir sobre mi futuro laboral en aquella obra. Casi puedo imaginarme a mi padre hablándole al Sr. Pena, que por cierto , era el Jefe de Obra por aquella época, de un hijo que tenía en casa y que estaba ocioso y sin hacer nada después de haber dejado de estudiar y de haber hecho el servicio militar… casi puedo imaginarme los planes de los dos para que mi vida comenzase a ser algo productiva y no sólo contemplativa. Me lo puedo imaginar y hasta me hace gracia pensarlo de tal manera.
    El Sr. Pena, nunca supe su nombre , era ingeniero de caminos. Transmitía experiencia con sus palabras, sus gestos. En lo poco que pude llegar a conocerlo, pude observar su seriedad pero al tiempo humildad y respeto ante los demás, creando una afabilidad totalmente distinta a la de otras personas que trabajaban con él.
    Me acompañó al despacho dónde una secretaria tomó mis datos y dónde se formalizó mi contrato de trabajo . Allí mismo , en presencia del Sr.Pena, firmé no sé cuantos documentos y en poco menos de media hora me había indicado que acudiese al bajo de la vivienda a recoger la ropa de trabajo, casco , botas, guantes…y esperase al encargado que me llevaría a mi destino en la obra. Todo se me hacía rápido , vertiginoso…allí estaba yo , probándome una funda de color amarillo …creo recordar que era Julio, el electricista de la obra , quien me entregaba la ropa y tomaba buena nota de ello. Así mismo , me habían dado varios papeles para entregar al día siguiente tanto al médico que me haría una revisión general como al laboratorio en Celanova para los diferentes análisis. Claro que esto todo se me acumulaba en la mente … datos y más datos, sin tener claro aún como haría yo al día siguiente para ir a Celanova…
    Eran muchas sensaciones que se agolpaban en mí llenándome de inquietud pero con una cierta cantidad de curiosidad que tenía en ver dónde iba a acabar todo aquello. A media mañana, el encargado me llevó a pié de obra , al mismo cauce del río Límia dónde se estaban iniciando las cimentaciones de la primera zapata del Viaducto de Lantemil.
    Ya ni me acuerdo del nombre de aquel primer encargado, que no tardó más que unas semanas en marchar de la empresa. Pero sí recuerdo el trayecto que hicimos desde las puertas de la oficina de OCISA en Lóbios hasta la zona de obra en la margen derecha del río Límia. Primero transitando por carretera, la antigua, la que bordeaba el río, cruzándolo primeramente por un puente antes de llegar al pueblo de Aceredo, delante del cual se encontraba el lugar dónde se levantaría el viaducto…era precisamente al pasar una curva muy pronunciada dónde se encontraban dos barracones de la empresa, dónde estaba el jeep de mi padre lo que significaba que estaría cerca con la retroexcavadora que manejaba. Cuantas veces tendría que realizar aquella ruta… y ahora, ahora todo se encuentra sumergido bajo las aguas del embalse de Alto Lindoso.
    Pasamos un par de kilómetros más después de Aceredo y encontramos un nuevo puente que cruzaba el río Límia otra vez , en esta ocasión para dirigirnos a la localidad de la Illa, ascendiendo entre pinares pero sin llegar a las cercanías de esa aldea, una pista de tierra a nuestra derecha era el siguiente tramo a seguir. Una pista de tierra muy compactada, a buen seguro por la gran cantidad de maquinaria pesada que la usaba.
    Poco o nada habíamos hablado aquel encargado y yo, es más, creo recordar que incluso era Julio, el electricista de OCISA , quien iba en el asiento del acompañante mientras que yo me sentaba en la parte posterior de aquel nissan patrol. Desde esa posición observaba el camino que quedaba tras el vehículo y la intensa cortina de polvo que levantaba a su paso.
    No sabía ni a dónde me llevaban ni cual sería mi primera función… la verdad, me sentía totalmente desplazado y fuera de lugar, nunca mejor dicho. Pero allí estaba.
    Es complicado llegar a definir con palabras el paisaje que envolvía aquel lugar, pinares de gran altura y que ocupaban una gran extensión, una vegetación muy densa y matorral de todo tipo y variedad…zarzas , helechos… Salvo el corte que la pista de tierra había creado en aquellos parajes , el resto era bosque tupido y maleza. En la imagen 1.3 se puede apreciar buena parte de esos bosques en la margen derecha del río Límia. Habíamos ascendido por toda la ladera de la montaña hasta el cruce con la pista de tierra pero desde allí y después de rodearla por la parte de atrás , descendimos zigzagueando hasta llegar casi al borde del río.
    Allí estaba la obra, o al menos sus inicios. Había una máquina de la empresa Expano en el interior de un gran hoyo, excavando las cimentaciones de una de las zapatas del viaducto. Una suerte de sensaciones me bombardearon. Recordando o intentando recordar aquel instante quizás llegue a exagerar en exceso lo que estaba pasando por mí. Quizás debiera resumirlo en que simplemente llegué hasta dónde un grupo de personas iniciaban los trabajos de las cimentaciones de un puente. Quizás ese sea el único discurso … pero para mí, aquello significaba mucho más, era un cambio en mi vida, en lo que había hecho antes, en lo que estaba haciendo ahora… asimilar todo aquello era algo que a muchos les parecería de lo más superficial e intranscendental, sin darle mayor importancia. Para mí y después de haber visto otro tipo de obras en las que era mero espectador de excepción, acompañando a mi padre en su trabajo, era aquí y ahora cuando me iba a implicar directamente en una, sería parte de la acción en la misma. Allí, al lado de aquella cimentación de una zapata conocí a mi primer capataz, Manolo de Entrimo, y a su equipo entre los cuales recuerdo que estaban Benito y Paco… Todos llevaban aquellas fundas amarillas, eso sí, un poco más usadas que la flamante y recién estrenada que yo tenía. Todos llevábamos casco azul salvo el de Manolo que era de color blanco.
    Presentaciones sencillas, primeros momentos en los que yo parecía no saber por dónde andar. Entre aquellos guantes que no tenía por costumbre usar, el mismo casco que se me caía una y otra vez, aquellas botas altas de goma para el agua que … por cierto, era el calzado que se me había entregado al no tener el normal de mi número… en fin, que el sudor que me recorría , no era tanto debido a las primeras horas de mi trabajo sino más bien a la incómoda sensación de encontrarme con un traje de otra talla en medio de una boda… no sé si me explico correctamente.
    … Trae unas tablas.
    Algo tan sencillo como aquello se me complicaba a la hora de buscar de dónde y cuales eran aquellas tablas que debía llevar. Es un ejemplo como cualquier otro para intentar explicar aquellos primeros instantes. Así que iba y venía corriendo por doquier hasta que en un momento dado Manolo me detuvo en seco para decirme :
    … Mira, aquí se te va a pagar por trabajar , no por correr.
    Mi primer día de trabajo, mi primera lección.
    Última edición por jlois; 16-jul-2012 a las 18:51
    Un saludo muy cordial desde esta zona tan al sur de Lugo.

    José Luis.

    Índice de contenidos por página de la Presa de Belesar http://foros.embalses.net/showthread...se-de-belesar.

    Mis fotos en Picasa https://picasaweb.google.com/110633864592555125387

    Mis fotos en Panoramio http://www.panoramio.com/user/188719...to_id=11239520

  3. #3
    Fecha Ingreso
    enero-2010
    Ubicación
    Ribeira Sacra
    Mensajes
    3.020
    Thanks
    277
    Thanked 509 Times in 99 Posts
    Poder de Credibilidad
    112

    Predeterminado ANEXO PRIMERO. Mis imágenes ( I ).

    1.1. El viaducto de Lantemil con una de las pilas centrales ya levantada...a principios de 1991.



    1.2. A mediados de 1991...esta era la visión del viaducto de Lantemil...



    1.3. Y esta ...desde la parte superior...



    1.4. Desde un lateral ...más bien, desde dónde se encontraban los barracones de la empresa...



    1.5. Una imagen de los trabajos en la plataforma del enconfrado deslizante en plena noche...



    1.6. Otra imagen, de mala calidad por cierto, pero en la que se puede observar la pluma de la grúa que nos daba servicio en las pilas de menor altura…



    1.7. Y otra vista nocturna. Se puede llegar a distinguir la forma estilizada de una de las altas pilas centrales al fondo…



    1.8. Foto realizada desde el cubilete de hormigón izado por una de las grúas torre en aproximación a la plataforma dónde Emilio, el encargado, posaba para la imagen…



    1.9. Wolfgang, uno de los técnicos alemanes, observando el aparato nivelador de la plataforma… en cada una de las cuatro esquinas de la pila se encontraba en la base de la misma un punto de referencia milimetrado, el cual servía de orientación para corregir las posibles variaciones en la vertical de su alzado…



    1.10. En esta imagen, varios detalles a destacar… primero el cubilete de hormigón de ½ m3, segundo y en primer plano el ascensor arriostrado a la pila y que se iba montando según iba ascendiendo la misma, tercero, la estructura del encofrado deslizante formada por sus plataformas ( la superior y la inferior) y cuarto, la escalera de emergencia que se disponía en la parte posterior de cada pila …

    Última edición por jlois; 05-jul-2012 a las 17:00 Razón: Recolocación de imágenes.
    Un saludo muy cordial desde esta zona tan al sur de Lugo.

    José Luis.

    Índice de contenidos por página de la Presa de Belesar http://foros.embalses.net/showthread...se-de-belesar.

    Mis fotos en Picasa https://picasaweb.google.com/110633864592555125387

    Mis fotos en Panoramio http://www.panoramio.com/user/188719...to_id=11239520

  4. #4
    Fecha Ingreso
    enero-2010
    Ubicación
    Ribeira Sacra
    Mensajes
    3.020
    Thanks
    277
    Thanked 509 Times in 99 Posts
    Poder de Credibilidad
    112

    Predeterminado ANEXO SEGUNDO. Información complementaria.

    Las siguientes imágenes están sacadas de internet, más concretamente del siguiente enlace...

    http://www.galeon.com/sloren/luciapr...do.htm#ACEREDO

    2.1. Puente sobre el río Limia que comunicaba Aceredo con la Illa...



    2.2. Puente sobre el río Limia que enlazaba Aceredo con la nueva vía que llevaba a Lobios o a la frontera de La Magdalena...



    2.3. Imagen que acompaña a la anterior y dónde se distingue la antigua carretera que bordeaba al río Limia...ahora todo esto se halla bajo las aguas del embalse de Lindoso...



    2.4. Una imagen para el recuerdo...el pueblo y la iglesia de Aceredo...casi a los pies del viaducto de Lantemil, en su margen izquierda...



    2.5. Cuando las obras del viaducto estubieran más adelantadas, esta sería la vista en dirección a la frontera portuguesa desde la parte superior del viaducto...



    2.6. Este es un interesante enlace que puede dar una ligera idea de las obras que se acometieron en relación al embalse de Alto Lindoso...

    http://ropdigital.ciccp.es/pdf/publi...zo_3341_02.pdf

    2.7. Este es un video de varios fragmentos de los informativos de la época en la que el viaducto se había acabado...de hecho se puede ver tras la iglesia de Aceredo en uno de dichos fragmentos...y con la polémica de cuanto se daba para abandonar aquellas tierras, mientras el embalse iba creciendo...




    2.8. En este video se puede ver uno de los puentes antiguos que quedarían bajo las aguas del embalse de Alto Lindoso y la construcción cerca del mismo del que vendría a suplirlo...



    http://www.youtube.com/watch?v=v0V1a...06CE8821770672


    2.9. La presa de Alto Lindoso espulsando agua por sus desagües de fondo...


    http://www.youtube.com/watch?v=EdKGkOsDMvk


    2.10. Localización del viaducto de Lantemil en Google Maps...

    https://maps.google.es/maps?hl=es&q=...ed=0CAYQ8gEwAA



    (...)
    Última edición por jlois; 11-jul-2012 a las 21:16
    Un saludo muy cordial desde esta zona tan al sur de Lugo.

    José Luis.

    Índice de contenidos por página de la Presa de Belesar http://foros.embalses.net/showthread...se-de-belesar.

    Mis fotos en Picasa https://picasaweb.google.com/110633864592555125387

    Mis fotos en Panoramio http://www.panoramio.com/user/188719...to_id=11239520

  5. #5
    Fecha Ingreso
    abril-2009
    Ubicación
    En Barcelona y en el Mar Menor
    Mensajes
    8.920
    Thanks
    1.889
    Thanked 1.174 Times in 419 Posts
    Poder de Credibilidad
    171

    Predeterminado

    Me parece que estamos ante un genial reportaje.
    Como siempre bien estructurado y con el sello inconfundible de jlois.
    Me ha llamado mucho la atención la hoja de listero y dentro de ella el empleo de palabras en inglés. Ya por entonces al amigo jlois le gustaban las lenguas, y por lo que se ve las fotos.
    Si cuando empiezas a dar tus primeros pasos en el orden laboral tienes la suerte de encontrar un buen maestro, a poco que pongas voluntad e interés, serás tú mismo un maestro el día de mañana.
    Gracias jlois por lo que nos has puesto y lo que vendrá a continuación.
    Un abrazo.
    Última edición por Luján; 03-jul-2012 a las 08:38 Razón: daño colateral
    En mitad del mar/Murcia
    Junto a la arena/Cataluña


    El inconformismo es la base del conocimiento científico.

  6. #6
    Fecha Ingreso
    enero-2010
    Ubicación
    Ribeira Sacra
    Mensajes
    3.020
    Thanks
    277
    Thanked 509 Times in 99 Posts
    Poder de Credibilidad
    112

    Predeterminado ANEXO TERCERO. Apuntes, croquis y esquemas diversos.

    3.1. Curiosidad... La primera hoja dónde yo detallaba las labores que se hacían día a día... Como bien ha observado el amigo José Manuel, ya por aquella época metía algún que otro término en otro idioma, aunque también me inventaba más de uno...más que nada por no aburrirme...jejeje.



    3.2. Mi contrato con la empresa...



    3.3. La segunda hoja de la cronología de la obra...



    3.4. Esquema del encofrado deslizante... a grandes rasgos.

    Última edición por jlois; 18-jul-2012 a las 22:29
    Un saludo muy cordial desde esta zona tan al sur de Lugo.

    José Luis.

    Índice de contenidos por página de la Presa de Belesar http://foros.embalses.net/showthread...se-de-belesar.

    Mis fotos en Picasa https://picasaweb.google.com/110633864592555125387

    Mis fotos en Panoramio http://www.panoramio.com/user/188719...to_id=11239520

  7. #7
    Fecha Ingreso
    enero-2010
    Ubicación
    Ribeira Sacra
    Mensajes
    3.020
    Thanks
    277
    Thanked 509 Times in 99 Posts
    Poder de Credibilidad
    112

    Predeterminado ANEXO PRIMERO. Mis imágenes ( II ).

    1.11. El encofrado del dintel antes de ser elevado a la cima de la pila y para recibir unas 120 Tm de hormigón armado…



    1.12. Los preparativos iniciales al alzado de la pila nº 5, después de haber realizado la excavación de las cimentaciones de la zapata, y de haber hormigonado el primer tramo de arranque de unos dos metros de altura…



    1.13. Vista del encofrado deslizante preparado para iniciar su arranque, en la pila nº 5. La pila siguiente es la nº 6 y al borde de la misma…el río Límia...



    1.14. Vista desde el alzado de la pila nº 7 con el curso del río Límia dirigiéndose hacia la frontera portuguesa…



    1.15. Los trabajos sobre la plataforma del encofrado deslizante… A la izquierda mi capataz, Benito, entre la ferralla podemos ver al alemán Wolfgang y a su lado a Paco…En primer término de la imagen cuatro de los equipos hidráulicos de alzado…



    1.16. Detalle de la ferralla extendida sobre los usillos de apriete en la plataforma...



    1.17. En primer lugar la pila número 5, la 6 a continuación, la 7 y la 8 alzadas, la 9 deslizando, la 10 y la 11 sin empezar aún, y la 12 finalizada...



    1.18. Vista superior de las obras del viaducto de Lantemil donde se ve el lanzavigas y una viga esperando a ser transportada a su ubicación...



    1.19. Detalle de uno de los doce gatos hidráulicos que soportaban la plataforma del deslizante...



    1.20. Otra vista de un gato hidráulico con la barra sobre la que "trepaba" y el tope que se colocaba para que el gato elevase el encofrado deslizante hasta ese punto en el momento de accionarlo...

    Última edición por jlois; 11-jul-2012 a las 22:59
    Un saludo muy cordial desde esta zona tan al sur de Lugo.

    José Luis.

    Índice de contenidos por página de la Presa de Belesar http://foros.embalses.net/showthread...se-de-belesar.

    Mis fotos en Picasa https://picasaweb.google.com/110633864592555125387

    Mis fotos en Panoramio http://www.panoramio.com/user/188719...to_id=11239520

  8. #8
    Fecha Ingreso
    enero-2010
    Ubicación
    Ribeira Sacra
    Mensajes
    3.020
    Thanks
    277
    Thanked 509 Times in 99 Posts
    Poder de Credibilidad
    112

    Predeterminado VIADUCTO DE LANTEMIL... algo más que la construcción de un puente.

    SEGUNDA PARTE.

    El segundo día comenzaba … bueno, no voy a relatar todos y cada uno de aquellos días que formaron el largo año en el que trabajé en esta obra tan emblemática e importante para mí, no es mi intención analizar al detalle aquella experiencia, tampoco es posible hacerlo recurriendo tan sólo a mi memoria, ya que el tiempo ha sido capaz de borrar mucha información.
    Sólo remarcar que en aquellas primeras jornadas se alternaron momentos de calma con picos de actividad desenfrenada. Instantes que yo aprovechaba para disfrutar de lugares nuevos con otros en los que me sentía oprimido por la pesada carga que suponía el afrontar los problemas según estos iban surgiendo.
    Había pasado el reconocimiento médico al día siguiente de mi llegada a la obra, y lo había hecho en Lobios, aunque antes había tenido que ir hasta Celanova para realizar los pertinentes análisis. Me había “instalado” en la habitación doble del hotel Don Pepe en Entrimo que ya sería mi segundo hogar hasta el final de la obra, también había coincidido con mi padre a pesar de estar en dos empresas diferentes pero al fin y al cabo, trabajando en el mismo proyecto. Por supuesto que por su mente seguían los planes tal como él los había ideado. De hecho , los dos primeros días pude acudir después de acabar mi jornada laboral hasta dónde se encontraba trabajando él con su retroexcavadora, en las cimentaciones de la primera pila.
    Los horarios de salida variaban según las labores que se estaban realizando , pero aquellos primeros días pude incluso señalizar sus trabajos al pié de la carretera de Aceredo. Cuando acababa mi turno a las cinco y media , o algo más tarde, me dirigía de inmediato hasta su retro y… hasta las diez de la noche en que terminaban su propia jornada laboral , yo ocupaba su asiento en la cabina …” como de noche todos los gatos son pardos “… aquella era la frase que mi padre acostumbraba a citar para justificar tal situación. Él bajaba de la máquina, yo subía… él se iba a dar una vuelta o vigilando mis progresos desde la distancia. Yo quedaba esperando al siguiente camión para cargar el escombro de aquellas cimentaciones, respetando las cotas que los topógrafos habían marcado mediante estaca.
    De noche, nadie que no se aproximase hasta la cabina de la pala sería capaz de notar las diferencias entre los maquinistas… bueno, yo sí que las notaba pues mi destreza a la hora de manejar la retro distaba mucho de la que mi padre poseía… pero cargar camiones tampoco es que fuese algo extremadamente difícil.
    De todas formas, aquella experiencia tenía los días contados ya que después de la llegada del primer fin de semana en el que fuimos a casa, a la vuelta las cosas ya no serían igual y los planes de mi padre se verían seriamente alterados por el desarrollo de los acontecimientos.
    Aquel lunes 19 de noviembre , mi destino era ayudar, dar servicio en las labores previas al hormigonado de la zapata número seis. Allí estaba aquel encofrado de unos 22 metros de largo por otros 20 de ancho, levantado a base de tableros PERI de unos dos metros y medio de altura. En su interior, un verdadero galimatías de ferralla que formaba un entramado tupido y un volumen aproximado de unos 1100 m3. En los primeros momentos de la mañana se habían hecho las últimas revisiones de puntales, cierres, y aseguramientos diversos antes de que el primer camión transportando hormigón llegase hasta la zapata.
    De aquel día recuerdo aquella ingente cantidad de hormigón… 1100 m3 echados en un día, eso sí, acabando a las cinco de la mañana. Recuerdo como el primer metro cúbico vertido desde el cubilete, caía en una esquina de la zapata y yo me preguntaba…" cuantos días tardaríamos en llenar aquel enorme hueco ?".
    Veía a mis compañeros , a Benito, a Paco y a varios más luchando con los vibradores y extendiendo el duro hormigón… Yo me enfrentaba a las labores própias de atender la descarga del mismo desde las hormigoneras hasta el cubilete que después era alzado por una grúa y dirigido al interior del encofrado. Cada camión traía entre ocho y diez metros cúbicos. Era muy complicado imaginarse cuanto tiempo se tardaría en rellenar aquella inmensa zapata y aún hoy, los números que salen al calcular los viajes que hicieron la dotación de hormigoneras, que creo recordar sumaban unos ocho vehículos y el recorrido que tuvieron que realizar, son de proporciones poco fáciles de explicar.
    Aquel hormigón era de tanta resistencia (se denominaba 450 ) y de tanta consistencia que en muchos casos, el sacarlo del camión era un verdadero suplicio… No deslizaba por la canaleta de la hormigonera, había que encaramarse sobre la misma, de una manera poco segura y malabarista, y ayudar a empujar esa masa hasta el cubilete usando una simple pala … Un horror que en más de una ocasión me hizo pensar en tirar con todo y marchar de allí, abandonarlo todo. Aún hoy, recordando aquel episodio y los que más tarde llegarían, me sorprendo a mí mismo por haber aguantado aquella situación tan extrema.
    Durante semanas, en mis sueños, incluso no podía quitarme aquellas visiones de hormigón y más hormigón. A la hora de ducharme descubría la potencia de aquel cemento… el agua tardaba mucho tiempo antes de empapar mis cabellos que tenían un efecto seco.
    Recuerdo a Sito, era el gruista y pertenecía a la empresa CORTES y BERTOLEZ. Aquel primer día de hormigonado sería uno de tantos en los que ya coincidiríamos. También recuerdo las primeras probetas tomadas de aquel hormigón por parte de un técnico de la empresa EMMACONSA, creo que se llamaba Tomás pero no estoy seguro.Me acuerdo de las comprobaciones de consistencia mediante el cono de Abrams y como al colocar la regla de referencia daba unos valores cercanos al dos, al tres o al cuatro…, los que sepan un poco de todo esto lo entenderán, a los demás sólo decirles que era una prueba consistente en un molde de unos treinta centímetros de alto en forma de cono al que se le echaba una muestra del hormigón, una vez rellenado se retiraba ese recipiente dejando la masa sin sujeción alguna… el recipiente se colocaba al lado y servía de referencia para comparar la muestra de hormigón con él… la diferencia de altura era en centímetros lo que determinaba la consistencia del mismo. Si el hormigón era duro y este era el caso, aquella diferencia era mínima. Si fuese más licuado o menos consistente, la masa se deformaría hasta casi desparramarse y la medición daría unos valores cercanos a la altura del recipiente.

    http://www.construmatica.com/constru...Cono_de_Abrams

    A partir de aquel momento comenzaría a implicarme mucho en los trabajos que el equipo dirigido por Manolo harían. Los horarios serían completamente imprevisibles y ya sería muy raro el día que no pasase de las diez horas laborales. Se alternarían las diferentes fases a la hora de preparar todas y cada una de las doce zapatas del viaducto de Lantemil.
    Un día tocaría limpiar y adecuar el terreno que antes habían abierto las máquinas de la empresa EXPANO ( entre las cuales andaba la de mi padre ), para recibir una primera capa de hormigón llamado de limpieza ( y numerado como 150 ), que serviría de base para levantar los tableros PERI y encofrar el rectángulo de la zapata correspondiente.
    Otro día se dedicaría al encofrado antes mencionado y a la colocación del armazón de ferralla , una labor que se ejecutó con gran rapidez y destreza por parte de aquellos hombres con los que coincidí. La jornada que tocaba encofrar era una aglomeración de gente que se movían en un recinto relativamente reducido para tantas actividades y tan distintas. Un grupo se enfrentaba con los tableros de encofrado, su nivelado, su centrado sobre las cotas previamente establecidas por el equipo de topografía que a su vez corregía mediciones de última hora, lo que implicaba alguna máquina recortando una parte de talud o quitando material de algún lado. Otro equipo de personas se ponía manos a la obra con el atado de la ferralla hasta formar el armazón interno de la zapata. Había dos grúas dando servicio a un equipo y otro. Se apuntalaban los PERI y se hacía sistemáticamente doblando el número de traviesas y afianzando los puntos que debían aguantar la ingente cantidad de hormigón que formaría la zapata.
    El tercer día sería el hormigonado en sí de cada zapata, las centrales y sobre las cuales se alzarían las pilas más altas, oscilarían entre los 1100 y los 900 m3 de volumen. El resto irían decreciendo en tamaño según fuese menor la altura de aquellas.
    Las labores de desencofrado se realizarían justo al día siguiente que al ser rápido y sin mayor complicación daría opción a retomar los trabajos de una nueva zapata, iniciando de esta forma el ciclo una y otra vez.
    Seríamos en total casi una treintena de personas entre administración y ejecución de obras, que según se iba adelantando la construcción fueron incrementándose a su vez en una decena más. Por el lado de las empresas subcontratadas, la de EXPANO era la que más efectivos tenía, eran unos doce. Después Grúas CUIÑA tenía un camión-grúa con su chófer, Guillermo, desplazado durante toda la duración de las obras en Lóbios. Por parte de Grúas CORTES y BERTOLEZ llegó a haber dos gruistas pero el que más tiempo pasó fue Sito. En el equipo de ferrallistas, de la empresa HIERROS SANTA CRUZ, eran cuatro personas. Y para acabar con los grupos más importantes que formaban parte de aquel proyecto, el de los técnicos alemanes que estaba formado por cuatro… German, Tonni, Manfred y Jhosep... aunque este último, tendría la desgracia de sufrir un accidente mortal en el desencofrado de una de las pilas en el viaducto de A Portaxe. Vendría a ocupar su lugar Wolfgang.
    Durante aquellas primeras semanas, a mi padre sólo lo vería por las noches en el hotel Don Pepe que era dónde se alojaban los integrantes de la empresa EXPANO , junto con los jefes de OCISA y… dónde también me hospedaba yo. Allí coincidía en las cenas con el equipo de mi padre, en una mesa larga para los más de doce comensales al fondo del gran comedor del hotel, con los jefes de Ocisa cenando en otra un poco más pequeña pero en la otra punta del salón, claro. La cocinera era la mujer del dueño, de Pepe, se llamaba Isabel y tenían una camarera portuguesa que era rapidísima sirviendo las mesas…se llamaba María. Realmente , cuando coincidía en aquellas cenas con mi padre y sus compañeros, era un buen momento después de los largos días de trabajo intenso y llenos siempre de nuevas incidencias, a cada cual más curiosa.
    Había algún que otro fin de semana que mi padre se iba a casa y yo me quedaba porque así lo requería mi trabajo. Esos fines de semana todo se hacía distinto, había menos bullicio de personas y de maquinaria, había más silencio incluso. Por las noches , en el hotel, era yo sólo a cenar… ni si quiera los jefes acudían a su mesa. Pensándolo bien , hasta relajaba aquella calma, no siendo fastidiado el hecho de que por la mañana del sábado o la del domingo, en las primeras ocasiones que me tocó de estar sólo en Entrimo, me tenía que buscar la vida para llegar a la obra, situada a unos diez kilómetros del hotel. Tocaba pues levantarse un poco antes y echarse a caminar para llegar a pie de obra a las ocho de la mañana, tocaba atajar por senderos y pegarse una buena pateada… de este tipo de acontecimientos tuve que sufrir unas cuantos hasta que comencé a conocer a unos y otros y …hasta que fui aprovechando las idas y venidas de cada cual.
    Ocurren varias cuestiones que son claves en el desarrollo posterior de las obras. El Sr Pena es despedido o se marcha o es “invitado” a hacerlo. En su lugar llega otro director de obra que en realidad no realiza demasiados cambios o aparentemente no se notan. De todas formas, continúa al frente de todo el proyecto D. José Candela Toha.
    Así mismo también marcha aquel mi primer encargado y en su lugar llega Emilio para ocuparse de nuestro equipo. Mi padre se traslada a las obras en A Portaxe y Salas para continuar allí con la apertura de cimentaciones . Antonio es otro de los encargados que llegan para hacerse cargo del equipo que se forma alrededor de Manolo. Pensándolo bien, sí que se hicieron cambios. Emilio y nuestro grupo se encargarían del encofrado y hormigonado de zapatas en el viaducto de Lantemil . Antonio y el grupo de Manolo se dedicarían a los puentes de A Portaxe y Salas siendo los primeros en arrancar las primeras pilas. Aunque al final nos iríamos alternando según las exigencias de la obra.
    Esto me lleva a la llegada del grupo de alemanes que se encargarían del montaje, funcionamiento y desmontaje de los deslizantes. Fueron cuatro los técnicos que llegaron. German, Jhosep, Tonni, y Manfred.
    El equipo que traían formarían dos encofrados deslizantes. Uno destinado para A Portaxe y Salas y el otro para Lantemil. Cada deslizante tendría dos personas en turnos de doce horas que supervisarían el funcionamiento del mismo y harían las correcciones oportunas para que la ascensión del mismo fuese perfecta. En Lantemil serían en un principio Tonni y Manfred quienes se encargarían de preparar el encofrado deslizante correspondiente a dicha obra. German y Jhosep lo harían a su vez con el de A Portaxe y Salas.
    Durante dos días , me asignan el trabajo de estar a las órdenes de Tonni y ayudar con las diferentes labores de encintar, guiar, y descargar los diferentes componentes de los encofrados . Para ello encargan a Guillermo de la empresa CUIÑA que con su camión-grúa , transporte todos y cada uno de aquellos paquetes que llegaban perfectamente embalados en varios trailers. Ni que decir tiene que durante el tiempo que estuve destinado con él, llegué a entablar una buena amistad. Guillermo era muy terco y se enfadaba con facilidad pero, era una gran persona a la que tomé en gran aprecio.
    Tonni, a pesar de pertenecer a la empresa alemana que gestionaba los encofrados deslizantes y de la cual no recuerdo el nombre, era italiano y por esa circunstancia, el hecho de entender mejor ese idioma que el rudo alemán, fue algo que facilitó y mucho toda la actividad que se realizó. Es más, de Tonni también guardo muy buen recuerdo. Otra gran persona llena de trabajo a sus espaldas por todo el mundo. Su estatura era enorme y pasaría tranquilamente de los 55 años de edad, parecía que era lento en sus movimientos pero, eran seguros, mecánicos… no era la primera vez que hacía aquello, no. Más adelante, en posteriores conversaciones, me comentaría que llegaban a aquella obra de Lantemil después de acabar una gran chimenea en Brasil.
    Esto todo se hacía a finales del mes de enero de 1991, lo sé porque así figura en la cronología que metódicamente redacté en mi día a día.
    También se realizaron una serie de charlas de seguridad en las que se pretendía explicarnos los riesgos y las formas de salvarlos, a la hora de trabajar en altura. Todos los que asistíamos a estas reuniones deseábamos formar parte de los elegidos para levantar las pilas con los deslizantes, aunque tan sólo alguno que otro había trabajado en alguna ocasión en algo parecido , en trabajos de altura. Los demás, y sobretodo yo, veíamos aquel reto como una forma de incrementar sustancialmente nuestras nóminas y nos despreocupábamos totalmente de si eran diez, veinte o setenta los metros a ascender en las pilas. Todos aspirábamos a conseguir formar parte de los equipos que trabajarían con los alemanes en sus plataformas. Si alguien hubiese pedido voluntarios, todos a una hubiésemos dado un paso al frente … sin duda alguna.
    Pero todo esto cambió radicalmente el viernes día 8 de febrero de 1991.
    Como ya dije anteriormente , los distintos grupos se distribuyeron en las diferentes zonas de la obra, y cada cual se enfrentó a las tareas establecidas a tal efecto. Mientras el equipo del que yo formaba parte, comandado por Emilio, nos dedicábamos a las zapatas del viaducto de Lantemil; en la otra parte de la obra, en el que sería el viaducto de A Portaxe a escasa distancia de Lóbios, se levantaban las primeras pilas teniendo a German al mando de uno de los turnos y a Jhosep al del otro. Creo que fue la primera pila, de no mucha altura, unos veinte metros más o menos… no estoy seguro. De lo que sí lo estoy es que encontrándonos a unos diez kilómetros de distancia, la noticia del accidente llegó a nuestro grupo como un hachazo. Jhosep, el técnico alemán caía fatalmente desde la cima de la pila, en las labores de desencofrado del deslizante y cuando ya estaban finalizando esta tarea. Y caía por el lateral dónde el andamiaje estaba colocado con las terribles consecuencias que aquello conllevaba.
    Aquello fue un golpe brutal. El cuerpo del alemán fue recogido al pié de la pila y trasladado en una ambulancia del puesto de la Cruz Roja de Lóbios al Hospital de Orense, pero …en el trayecto, falleció.
    Durante varios días y sobretodo varias noches, la imagen de aquel especialista en trabajos de altura cayendo, no salía de mi cabeza. Ni que decir tiene que lo que antes era ilusión, despreocupación y buscar la oportunidad de trabajar en altura, por todos, pasaba ahora a un intenso sentimiento de desconfianza, a pensar en cómo podíamos salir nosotros de toda esta situación en la que nunca habíamos subido a un encofrado de estas características ,sabiendo lo que le había ocurrido a alguien que llevaba toda su vida trabajando sobre él, que sólo cometiendo un error, dando un mal paso, acababa de esta forma.

    Una dura cura de humildad… esa fue la segunda lección.
    Última edición por jlois; 12-jul-2012 a las 21:19
    Un saludo muy cordial desde esta zona tan al sur de Lugo.

    José Luis.

    Índice de contenidos por página de la Presa de Belesar http://foros.embalses.net/showthread...se-de-belesar.

    Mis fotos en Picasa https://picasaweb.google.com/110633864592555125387

    Mis fotos en Panoramio http://www.panoramio.com/user/188719...to_id=11239520

  9. #9
    Fecha Ingreso
    enero-2010
    Ubicación
    Ribeira Sacra
    Mensajes
    3.020
    Thanks
    277
    Thanked 509 Times in 99 Posts
    Poder de Credibilidad
    112

    Predeterminado ANEXO PRIMERO. Mis imágenes ( III ).

    1.21. El equipo del que yo formaba parte...



    1.22. German y Tonni lavando el "utilitario" de German... al fondo, mi recién estrenado Ford Orión...



    1.23. Manfred, yo y Wolfgang tomando algo en el hotel dónde se alojaban los alemanes...



    1.24. Sentados sobre los usillos de apriete en la plataforma del deslizante, yo y Toño...



    1.25. Mi Canon Eos 1000 en manos de otra persona era igual a decir que la foto saldría desenfocada...jejeje...



    1.26. Cena en Lóbios de nuestro equipo, el día en que se finalizaron las pilas y con ello el trabajo del encofrado deslizante...





    ( ... )
    Última edición por jlois; 12-jul-2012 a las 22:06
    Un saludo muy cordial desde esta zona tan al sur de Lugo.

    José Luis.

    Índice de contenidos por página de la Presa de Belesar http://foros.embalses.net/showthread...se-de-belesar.

    Mis fotos en Picasa https://picasaweb.google.com/110633864592555125387

    Mis fotos en Panoramio http://www.panoramio.com/user/188719...to_id=11239520

  10. #10
    Fecha Ingreso
    enero-2010
    Ubicación
    Por Fresnedas
    Mensajes
    8.751
    Thanks
    661
    Thanked 433 Times in 137 Posts
    Poder de Credibilidad
    146

    Predeterminado

    Menudas fotos Jlois... ya ha llovido desde entonces, eh?? Os pegabais buenas comidas eh?? La verdad que se vé una gran armonía en las obras hidráulicas que antes se realizaban, mucho más que ahora...
    Ahora parece ser que todo son contratas, subcontratas y a repartirse el pastel entre todos y no se hacen las cosas como antes aunque se dispongan de mejores herramientas. Una pena!!
    Gracias por esas fotos que seguro te traerán lindos recuerdos.
    Tartessos,Baetis,Río de Córdoba,Río Grande,Wadalkabir,Guadalquivir...Distintos nombres para una misma REALIDAD!
    DANI SIEMPRE EN MI CORAZÓN D.E.P.
    MANTÉN LIMPIOS NUESTROS RÍOS Y EMBALSES. CUIDA TU ENTORNO NATURAL Y DISFRÚTALO.

Página 1 de 5 123 ... ÚltimoÚltimo

Temas Similares

  1. Respuestas: 0
    Último mensaje: 06-ene-2013, 21:03
  2. Respuestas: 9
    Último mensaje: 05-ene-2012, 09:30
  3. Viaducto del Ulla
    By jlois in forum Puentes
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 15-may-2011, 10:04
  4. Viaducto del Ulla
    By jlois in forum General
    Respuestas: 5
    Último mensaje: 15-may-2011, 10:04
  5. Respuestas: 0
    Último mensaje: 23-feb-2010, 13:27

Marcadores

Normas de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •