Los dos embalses superiores del río Miño se encuentran desembalsando y esto crea una reacción en cadena sobre los siguientes en el tramo inferior de este río. A ello se suma el caudal aportado por el principal afluente del Miño, el río Sil. El cual también está pasando por un ciclo de desembalses en sus presas.
Tenemos entonces todas las cartas de la baraja para observar el aliviado que todos estos muros están realizando para intentar mantener un margen de seguridad lo más aceptable posible.
La presa de Velle está desembalsando y aguas abajo de la misma, los efectos de este desembalse pasan por comprobar que el nivel del Miño ha ascendido considerablemente.