Balsa en Viladecans.

En las zonas de escasa pendiente el drenaje superficial es problemático si se interponen elementos que interrumpen dicho drenaje en caso de lluvias torrenciales.

En el delta del Llobregat hay grandes infraestructuras que llevan aparejado una actuación en el suelo importante creando un efecto barrera que se agrava por la poca pendiente longitudinal del terreno.

Es por ello que se han creado numerosas balsas de laminación cerca de dichas infraestructuras. Unas veces por la falta de mantenimiento y limpieza que reducen su capacidad de infiltración y otras el propio diseño de la balsa hacen que la permanencia de las aguas perdure y así cuando ha pasado un tiempo han sido colonizadas por especies vegetales y animales creando lagunas estables, más o menos integradas en el entorno, llenas de vida y cercanas al hábitat humano.

Un ejemplo de ello lo tenemos en Viladecans. Cuando se construyó la autopista C-32 se hizo en terraplén para evitar su inundación cuando se produjesen fuertes lluvias; ello dio lugar a lugares donde se concentraba el agua para pasar por debajo de ella y seguir su curso natural. Es evidente que se mantuvieron las ramblas/rieras existentes, algunas ya canalizadas anteriormente, y se mejoraron otras pero al final hubo que hacer estas balsas para laminar las avenidas. Claro que casi siempre primero se hace la obra y luego el arreglo.

La autopista, este tramo, se inauguró en 1998 y el problema del agua se resolvió en el verano de 2010, cuando se acabaron las obras de encauzamiento de la riera/rambla de salida.

Desde ese día hasta el actual el agua ha estado presente en dicha balsa, dando lugar a un sitio donde las aves acuáticas han tomado posesión y las plantas la han colonizado. No sé si los peces han hecho algo por el estilo, pero no me extrañaría ya que nunca se queda seca del todo.

El otro día, después de Cal Dimoni, me acerqué a verla por primera vez. Y le hice unas cuantas fotos.

La balsa, que tiene forma de triángulo, está situada entre la autopista, el FFCC que une Barcelona con el sur por la costa, la línea de más circulación, y un camino agrícola. Tiene una superficie aproximada de dos hectáreas.

Foto de la balsa tomada desde el camino agrícola, el FFCC a la izquierda y la autopista está al fondo. Los edificios que se ven detrás son de la ciudad de Viladecans. A la derecha se ven los tubos por donde llega el agua de lluvia a la balsa y un poco más abajo de ellos se ve un murete blanco que es por donde desagua a la que no pude fotografiar.




Aquí se ve el murete por donde desagua.





Patos.







Gaviotas.







La salida.







Una panorámica.