Según han informado fuentes del Gobierno de Aragón, el caudal ya ha descendido aguas arriba, en Zaragoza se ha estabilizado con una tendencia clara a la baja y la punta de la crecida se encuentra entre Pina y Gelsa, también estabilizada.