Este embalse jamás ha podido acumular agua. Los ancianos del lugar indicaron a los ingenieros que lo construyeron que no era posible embalsar agua en ese lugar ya que el suelo del mismo es muy poroso. Hicieron caso omiso, construyeron la presa, se llevaron muchas pesetas al bolsillo y desaparecieron. Un claro ejemplo de ineptitud de quienes carecían o carecen de la profesionalidad adecuada. En mi opinión yo creo que los ingenieros que lo construyeron no tenían ni idea de obras públicas ni creo que supiesen acaso leer ni escribir y de lo único que sí sabían era de como malgastar dinero del pueblo llenando sus bolsillos de dinero y no de agua el embalse.