80 organizaciones representantes de la sociedad civil espaola piden a la Comisin Europea que reaccione frente al modelo espaol de poltica hidrolgica

http://www.iagua.es/noticias/espana/...ropea-reaccion

Con motivo del aniversario de la aprobacin de la Directiva Marco del Agua (DMA), una amplia representacin de la sociedad civil y la comunidad cientfica recuerda que los problemas del agua son una de las principales preocupaciones medioambientales de los ciudadanos de la Unin Europea, y que el 80% de los espaoles no estn bien informados sobre los problemas a los que se enfrentan los ros, acuferos, lagos y aguas costeras. Estos colectivos insisten en el importante papel que juega la participacin ciudadana en la aplicacin de la Poltica Europea del Agua, como instrumento fundamental para asegurar la proteccin de las aguas.

Segn estas organizaciones, en los ltimos doce aos ningn gobierno ha apostado por abandonar definitivamente la inercia de un modelo anticuado y al servicio de los grupos de presin tradicionales. La poltica de aguas espaola sigue haciendo caso omiso a los nuevos objetivos que se plantean en el siglo XXI, incumpliendo claramente la actual normativa comunitaria y nacional, con un modelo del todo insostenible.

Las principales carencias de la planificacin hidrolgica en el Estado espaol corresponden a:

- El escaso fomento de la participacin activa de todas las partes interesadas, y el desinters por las aportaciones de la sociedad civil.
- El excesivo peso de la satisfaccin de las demandas del sector agrario y energtico como objetivo primordial de la poltica de aguas, as como la ejecucin de obras al margen de la planificacin que establece la DMA, frecuentemente sin la necesaria justificacin econmica, social y territorial.
- La desatencin a la aplicacin de la normativa europea sobre evaluacin de impacto ambiental y de conservacin de la biodiversidad. Especialmente grave en la inadecuada evaluacin de alternativas a obras hidrulicas, como presas o trasvases; y la inexistencia de objetivos de conservacin.
- La inexistencia de objetivos claros en la poltica de recuperacin de costes y la falta de transparencia econmica.
- La omisin de algunos indicadores en la evaluacin del estado ecolgico de las aguas superficiales, como son los indicadores hidromorfolgicos o los peces, lo que explica la clasificacin excesivamente optimista del estado ecolgico en muchas cuencas.
- El uso generalizado de prrrogas injustificadas en los casos de mal estado ecolgico de las aguas, con el objetivo de retrasar la aplicacin de medidas.
- El abuso de la figura de masa de agua muy modificada en muchas demarcaciones hidrogrficas, como por ejemplo en las del Guadalquivir o el Tajo, con el fin de evitar el cumplimiento del objetivo de buen estado ecolgico en muchos tramos de ros sometidos a importantes presiones.
- El establecimiento de regmenes de caudales ecolgicos inadecuados con el objetivo de dar continuidad a determinados usos y consumos de agua, desatendiendo al conocimiento cientfico e imposibilitando el cumplimiento de los objetivos ambientales.
- La aplicacin de un seguimiento ambiental que no se ajusta a los requerimientos de la DMA, lo que impide controlar la eficacia de los programas de medidas y obtener una visin de la coherencia general del plan de cuenca.
- La ausencia del anlisis coste-eficacia de las medidas propuestas en los planes para contribuir al cumplimiento de los objetivos ambientales.

Estas carencias son slo el sntoma ms evidente del problema real de la planificacin hidrolgica en Espaa. El marco administrativo espaol debera cambiar para asegurar que los organismos de cuenca apliquen la Directiva Marco del Agua y las comunidades autnomas trabajen por su cumplimiento. Con agilidad, coordinacin, y una adecuada representatividad en los rganos consultivos.

En estos doce aos muchas de las organizaciones firmantes han trasmitido recurrentemente sus preocupaciones, siendo ignoradas por las administraciones que anteponen los intereses y las demandas existentes a la necesidad de proteger la salud de los ecosistemas acuticos.

Ante esta situacin, las organizaciones firmantes piden a la Comisin Europea que vigile especialmente el contenido de los planes de cuenca que se estn aprobando en el Estado espaol, ya que incumplen la Directiva Marco del Agua. Incumplimiento que agravar el estado ecolgico de los ros, acuferos, humedales y costas, y pondr en riesgo la posibilidad de atender las necesidades de agua en Espaa a medio y largo plazo. Asimismo, estos colectivos exigen cambios de fondo y forma en las instituciones, y consideran necesario un debate abierto al respecto, apoyado en el inters de dilogo y la capacidad de entendimiento que la sociedad civil ha mostrado.