He estado un par de días de viaje en Granada, la verdad que Granada en invierno es una de mis ciudades favoritas, así que cuando estaba en el hotel subí a la parte alta cámara en mano a realizar unas fotos.
La hora era un poco antes del anochecer, estaba un poco nublado y el frió cortaba la piel, estas cosas siempre merecen la pena, es cuando uno se siente vivo.
Bueno, no me extiendo más.
Aquí están las fotos.







Seguiré...