Primero tiramos el agua al mar y luego nos pegamos discutiendo de quién es.

Printable View