PDA

Ver la Versión Completa : El Gobierno aprueba el Real Decreto de evaluación y gestión de riesgos de inundación



Salut
12-jul-2010, 12:58
El Gobierno aprueba el Real Decreto de evaluación y gestión de riesgos de inundación

El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto de evaluación y gestión de riesgos de inundación cuyos objetivos fundamentales son obtener un adecuado conocimiento y evaluación de los riesgos asociados a las inundaciones y lograr una actuación coordinada de todas las administraciones públicas y la sociedad para reducir sus consecuencias negativas sobre la salud y la seguridad de las personas y de los bienes, así como sobre el medio ambiente, el patrimonio cultural, la actividad económica y las infraestructuras asociadas a las inundaciones del territorio al que afecten.

El texto establece una serie de obligaciones fundamentales como son la evaluación preliminar del riesgo de inundación, los mapas de peligrosidad y de riesgo y los planes de gestión del riesgo de inundación, así como las disposiciones complementarias de coordinación sectorial, participación pública y cooperación entre las distintas administraciones que son necesarias para alcanzar ese objetivo.

Las disposiciones de este Real Decreto serán de aplicación a las inundaciones ocasionadas por desbordamiento de ríos, torrentes de montaña y demás corrientes de agua continuas o intermitentes, así como las inundaciones causadas por el mar en las zonas costeras y las producidas por la acción conjunta de ríos y mar en las zonas de transición.

Mediante este Real Decreto se incorpora al Derecho español la Directiva 2007/60/CE, del Parlamento y del Consejo, de 23 de octubre de 2007, relativa a la evaluación y gestión del riesgo de inundación.

En su texto se ha tenido en cuenta la reciente creación de los Comités de Autoridades Competentes en las demarcaciones con cuencas intercomunitarias y la normativa existente en materia de Protección Civil, procurando su coordinación con los nuevos planes de gestión del riesgo de inundación. Esta coordinación, que es también un mandato de la Directiva, se extiende a la política hidráulica general de todas las cuencas y a la ordenación territorial y urbanística en lo necesario para hacer efectiva la prevención y protección contempladas en la presente norma.

Este Real Decreto permite la introducción de nuevas herramientas de gestión y agilizará la implantación de los mecanismos de protección de los cauces y de las zonas inundables, lo que evitará o disminuirá los daños ambientales y sobre los bienes y personas que se protegen. Asimismo, el conjunto de disposiciones introducidas en el texto permiten responder, de modo más eficaz, ante las fuertes presiones de ocupación que sufren las zonas limítrofes con los cauces, de manera que permitirá una disminución de los daños derivados de las inundaciones por avenidas.

Los planes de gestión del riesgo de inundación exigidos en el texto incluyen los programas de medidas que cada una de las administraciones debe aplicar en el ámbito de sus competencias para alcanzar el objetivo previsto de reducir las consecuencias negativas producidas por las inundaciones.

Por último, este Real Decreto ha sido informado por el Consejo Asesor de Medio Ambiente, el Consejo Nacional del Agua y la Comisión Nacional de Protección Civil y en su tramitación han sido consultadas las Comunidades Autónomas y los sectores afectados.

http://iagua.es/2010/07/el-gobierno-apruena-el-real-decreto-de-evaluacion-y-gestion-de-riesgos-de-inundacion/

Salut
16-jul-2010, 12:53
Marta Morén inaugura una jornada sobre la Directiva Europea de Inundaciones

La directora general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino (MARM), Marta Moren, ha inaugurado hoy una jornada, organizada por el colegio de Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, en colaboración con el MARM, sobre la Directiva Europea de Inundaciones (http://europa.eu/legislation_summaries/environment/tackling_climate_change/l28174_es.htm).

Durante su intervención, Marta Moren ha abordado los retos y oportunidades que plantea esta Directiva y su reciente transposición al derecho español, el pasado 9 de julio, con la aprobación del Real Decreto de evaluación y gestión de los riesgos de inundación.

Entre los retos, la Directora General del Agua del MARM ha destacado la cartografía de peligrosidad y riesgo y los planes de gestión del riesgo de inundación en todo el territorio nacional; la coordinación efectiva de todas las administraciones con diferentes competencias en la materia; hacer compatible la ordenación del territorio y los usos del suelo con la gestión de los riesgos de inundación y el avance en la gestión de las inundaciones en las cuencas internacionales compartidas.

En cuanto a las oportunidades que ofrece esta Directiva, Marta Moren ha señalado que permite mejorar sustancialmente la capacidad de gestión de los riesgos de inundación, reduciendo así las consecuencias negativas que éstas tienen para la salud y la vida humana, el medio ambiente, el patrimonio cultural y la actividad económica.

También permite disponer de planes de gestión del riesgo que incluyen medidas apropiadas para actuar con carácter preventivo frente a fenómenos de inundaciones así como estimular la participación pública de todos los ciudadanos y el esfuerzo conjunto de todas las administraciones.

Además, ha añadido, esta Directiva ofrece la oportunidad de coordinación con la Directiva Marco del Agua de manera que se integren, a través de los programas de medidas respectivos, la planificación hidrológica con la planificación del riesgo, priorizando el respeto al medio ambiente.

Dentro de esta coordinación, la Directora General del Agua ha resaltado un aspecto totalmente novedoso en la política de gestión de las inundaciones como es la integración de los riesgos de inundación de todas las aguas: continentales, de transición y costeras, y la interrelación entre todos ellos.

Por último, Marta Moren ha recordado que el MARM ya viene apostando en los últimos años por herramientas no estructurales de gestión de avenidas y, en concreto, por el desarrollo del Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables (http://iagua.es/2008/08/el-marm-presenta-el-sistema-nacional-de-cartografia-de-zonas-inundables/), que permitirá disponer de cartografía de peligrosidad y riesgo de inundación del territorio de las cuencas intercomunitarias.

http://iagua.es/2010/07/marta-moren-inaugura-una-jornada-sobre-la-directiva-europea-de-inundaciones/


^^ Me parece muy destacable esto de las herramientas no estructurales de gestión de avenidas, en tanto que implican un menor impacto medioambiental. Por otro lado, la participación ciudadana es un aspecto fundamental tanto para incluir adecuadamente todas las sensibilidades en la planificación, y de paso educar a la gente en algo tan fundamental para el bienestar de nuestras sociedades como es el agua :)

Salut
16-jul-2010, 13:08
La Directiva, según sus creadores:


SÍNTESIS

El objetivo de esta Directiva es crear un marco común que permita evaluar y reducir en la Unión Europea (UE) los riesgos de las inundaciones para la salud humana, el medio ambiente, los bienes y las actividades económicas.

La Directiva cubre todo tipo de inundaciones, desde las que afectan a riberas y zonas costeras de la UE, hasta las ocasionadas en medio urbano por la escorrentía o por la saturación de la red de evacuación de aguas.

Las medidas contempladas para la prevención y gestión de los riesgos se organizan por demarcaciones hidrográficas. Estas demarcaciones, que pueden abarcar varias cuencas hidrográficas, son las que se establecen en la Directiva marco del agua. Las medidas prevén principalmente la realización de una evaluación preliminar de los riesgos, la confección de mapas de las zonas de riesgo y la elaboración de planes de gestión de las inundaciones.

Evaluación preliminar

Los Estados miembros deben proceder no después del 22 de diciembre de 2011 a una evaluación preliminar de los riesgos por cada demarcación o porción de demarcación hidrográfica situada en su territorio. Dicha evaluación ha de incluir, entre otra información, los datos referentes a la ubicación de las cuencas hidrográficas dentro de las demarcaciones, a las inundaciones sufridas en el pasado, a la probabilidad de inundaciones futuras y a las consecuencias que se prevea pueden tener éstas.

Basándose en esa evaluación, los Estados miembros deben clasificar cada cuenca hidrográfica como «zona de riesgo potencial significativo» o como «zona sin riesgo potencial significativo». Tanto la evaluación como la clasificación resultante de ella deben ponerse a disposición del público y han de revisarse, por primera vez no después del 22 de diciembre de 2018 y, subsiguientemente cada seis años.

Mapas de riesgos de inundación
Los Estados miembros deben cartografiar todas las zonas de riesgo confeccionando mapas que delimiten y clasifiquen esas zonas según su nivel de riesgo (alto, medio o bajo), y que indiquen los daños potenciales que pueda ocasionar una inundación a la población local, a los bienes y al medio ambiente.

Estos mapas, que deben quedar establecidos no después del 22 de diciembre de 2013, tienen que ponerse a disposición del público y han de revisarse cada seis años.

Planes de gestión de riesgos de inundación

Cada Estado miembro debe elaborar y aplicar a nivel de demarcación hidrográfica un plan de gestión de los riesgos de inundación. Si la zona considerada se sitúa en varios países, los Estados miembros tienen que cooperar con el fin de llegar, en la medida de lo posible, al establecimiento de un solo plan de gestión.

Los planes deben fijar un nivel de protección adecuado para cada cuenca hidrográfica, subcuenca o franja litoral, y han de establecer medidas que permitan respetar ese nivel de protección.

Las medidas de gestión deben encaminarse a reducir el riesgo de inundaciones y la amplitud de las consecuencias que puedan tener éstas. Su objetivo ha de ser la prevención, la protección y la preparación, y en su elaboración han de tenerse en cuenta todos los aspectos pertinentes, como la gestión del agua y del suelo, la ordenación del territorio, los usos de la tierra y la protección de la naturaleza. Estas medidas no deben traer consigo un aumento del riesgo de inundación en países vecinos, a menos que hayan sido coordinadas y que los Estados miembros interesados hayan acordado una solución.

Los planes de gestión deben contener cierto número de datos (particularmente, el grado de protección que ofrezcan y las medidas que contemplen), así como mapas que representen los riesgos de inundación en presencia. En el caso de los planes posteriores, ha de incluirse una evaluación de los avances realizados desde la aplicación del plan anterior.

Los «mapas de riesgo de inundación» y los «planes de gestión» deben ajustase a la Directiva marco del agua, especialmente en lo que se refiere a la caracterización de las cuencas hidrográficas y a los planes de gestión de éstas, así como a los procedimientos de consulta y de información al público.

Toda parte interesada tiene derecho a participar de forma adecuada en la elaboración de los planes de gestión. Éstos deben completarse y ponerse a disposición del público no después del 22 de diciembre de 2015, y han de revisarse cada seis años.

Contexto

Entre 1998 y 2004, Europa sufrió más de 100 inundaciones importantes que causaron unos 700 muertos y obligaron al desplazamiento de alrededor de medio millón de personas y que ocasionaron unas pérdidas económicas, cubiertas por seguros, de por lo menos 25 000 millones de euros.

Las inundaciones son un fenómeno natural que no puede evitarse. Sin embargo, su probabilidad y sus efectos se ven incrementados por causa de la actividad humana. Los riesgos de inundación y la importancia de los daños por ellas ocasionados van a aumentar en el futuro, debido principalmente al cambio climático, a la inadecuada gestión de los ríos, a la edificación de construcciones en las zonas inundables y al ascenso del número de personas y de bienes presentes en esas zonas.

La mayor parte de las cuencas hidrográficas de Europa están compartidas entre varios países. Resulta por ello más eficaz emprender una acción a escala comunitaria, ya que con ella es posible evaluar mejor los riesgos y coordinar las distintas medidas adoptadas por los Estados miembros.

Antes de que esta Directiva fuera propuesta, la Comisión emprendió un amplio proceso de consultas con las partes interesadas y recabó la opinión de numerosos expertos, particularmente en hidrología y geología, así como de autoridades locales y regionales y de compañías de seguros.

http://europa.eu/legislation_summaries/environment/tackling_climate_change/l28174_es.htm