PDA

Ver la Versión Completa : García Roselló, Julián: El proyecto y construcción de la Presa de las Portas



predecible
06-mar-2010, 18:22
in Revista de Obras Públicas, junio de 1973.

Enlace:

http://ropdigital.ciccp.es/pdf/publico/1973/1973_tomoI_3098_10.pdf

Saludos.
Jose Luis

predecible
06-mar-2010, 18:30
Información sobre la presa de As Portas disponible en Hispagua-Sistema Español de Información Sobre el Agua.

http://hispagua.cedex.es/datos.php?c=detalle&pg=0&localizacion=Selecci%F3n%20de%20presas%20espa%F1ol as%201973-1993&id=3


Presa de LAS PORTAS (Iberdrola, 1974)
Pertenece al río Camba de la Cuenca del Sil - Galicia

Objetivo:

El Sistema Sil constituye el aprovechamiento hidroeléctrico de tres concesiones, una de las cuales corresponde al propio río Sil, con seis saltos, otra al río Navea, afluente del Bibey, con cuatro centrales y, finalmente, la del río Bibey y sus afluentes Camba, Conso, Cenza y Carracedo, con tres centrales.
Como consecuencia de la irregularidad de las aportaciones, la optimización del apro-vechamiento de esas concesiones exigió la construcción de importantes embalses de regulación. A esta finalidad primordial sirve el embalse formado por la presa de LAS PORTAS sobre el río Camba, que no fue estudiado como aprovechamiento aisla-do sino como complemento de un sistema hidroeléctrico para participar de forma inte-grada en el suministro de la energía deman-dada por el mercado.
El salto de Camba-Conso, del que es ele-mento principal la presa de LAS PORTAS, aprovecha las aportaciones de ambos ríos y las trasvasadas de otras cuencas secunda-rias, pero además, potencia su capacidad reguladora mediante bombeo, gracias a los tres grupos reversibles que pueden elevar el agua desde el embalse de Bao al de LAS PORTAS.

Problemática:

La presa es una cúpula de doble curvatura y tiene una altura de 141 m sobre cimientos, con una longitud en coronación de 476,7 m.
La presa es una cúpula de doble curvatura y tiene una altura de 141 m sobre cimientos, con una longitud en coronación de 476,7 m.
Las secciones horizontales de la presa están definidas por arcos de tres centros, con curvatura decreciente y espesor creciente hacia los arranques, consiguiéndose una favorable incidencia en las laderas. La fuerte curvatura vertical y el zócalo que centra y reparte sobre el terreno las cargas transmitidas por la bóveda, completan las características de un diseño avanzado dentro de este tipo de presas.
En la bóveda existen seis galerías horizontales, de las que tres se prolongan en las laderas como elementos básicos de estudio, consolidación, drenaje y control. Además hay una galería perimetral a lo largo de todo el zócalo.
En cada una de las juntas de construcción que limitan los bloques, se dispuso un pozo de 1,30 m de diámetro que contribuye al drenaje del cuerpo de presa y sirve para distribuir los conductos de agua de refrigeración en cada tongada y para la inyección de juntas.
Los cálculos estructurales fueron complementados por un ensayo de la presa en modelo reducido a escala 1:100, en el que se representaron la esquistosidad, las diaclasas y las fallas importantes, así como las características geomecánicas del macizo rocoso obtenidas en los múltiples ensayos realizados. A pesar de que en ese ensayo se mantuvo el comportamiento elástico hasta una carga hidrostática de 4,65 veces la real y rompió para 6,15 veces, se consideró conveniente enclavar las fallas más importantes.
Respecto a la laminación de avenidas, cabe destacar como elemento principal el resguardo y consiguiente capacidad de sobreelevación la del embalse. Para colaborar en su descarga existen dos aliviaderos, uno sobre la zona central de la presa, de labio fijo y con una capacidad de desagüe de 59 m3/s y otro lateral, situado en el estribo izquierdo y controlado por una clapeta con una capacidad de 200 m3/s. Los desagües de fondo, formados por conductos circulares de 1,80 m de diámetro, protegidos por rejas y controlados por dobles compuertas de seguridad y regulación, pueden desaguar conjuntamente hasta 157 m3/s.
Tanto los aliviaderos como los desagües de fondo, fueron estudiados en modelo reducido, disponiéndose la boquilla del trampolín de descarga del aliviadero lateral y los deflectores de los desagües de fondo, de tal forma que la disipación de energía en el aire es máxima.
El desvío del río durante las obras, se realizó mediante el sistema de ataguía- túnel-contraataguía, para una capacidad de 160 m3/s. En la excavación se cuidó el contacto de cimentación mediante el sistema de precorte.

Geología:

El valle del río Camba, en la cerrada de LAS PORTAS, corta casi normalmente una serie de paquetes silúricos de pizarras silíceas y cuarcitas, que alternan con otras capas de pizarras más blandas, con equistosidad casi vertical buzando ligeramente hacia aguas arriba. Existen dos sistemas de diaclasas y diversas fallas. La investigación de las características geomecánicas del macizo rocoso fue intensiva ya que se realizaron 16 galerías de reconocimiento, 34 ensayos de deformabilidad sobre placas de 2 m2 de superficie con inclinaciones a 0°, 30°, 45° y 90° con la normal o los planos de esquistosidad en los puntos de ensayos. También se hicieron ensayos de corte paralelos a la superficie de cimentación y en direcciones subverticales paralelas a los planos límites de la falla denominada Tubería.
En todas las fallas que afectan a la cimentación se realizó una limpieza del material de relleno, en una profundidad aproximada de vez y media su ancho, que se sustituyó por hormigón armado. En las fallas denominadas Romanos, Tubería y Weyermann, se realizaron importantes obras de refuerzo, tales como galerías macizadas de hormigón armado en el plano de falla, inyecciones a alta presión y anclajes.
Además de esos tratamientos específicos de las fallas, se aplicaron los tradicionales de consolidación, impermeabilización y drenaje, debidamente adaptados a las características geotécnicas de la cimentación.

Materiales:

El cemento empleado en la construcción de la presa de LAS PORTAS fue del tipo puzolánico, con un 30%o de cenizas volantes. La composición potencial del clínker, sin contar la adición de las cenizas, fue: silicato tricálcico 51,50%, silicato bicálcico 24,60%, aluminato tricálcico 12,70% y ferrito- aluminato tetracálcico 1 1,20%.
En los comienzos del hormigonado, el cemento se dosificó en 225 kg por metro cúbico de hormigón, rebajándose posteriormente la dosificación a 200 kg/m3. Esta reducción del cemento fue consecuencia de los altos valores observados en las resistencias de los hormigones y condujo, por otra parte, a un aumento progresivo en el contenido de las cenizas volantes agregadas al clínker de cemento Portland desde el 22,5% al 30%.
Esto permitió no sólo mejorar la economía de la obra sino también su calidad, ya que, al ser la dosificación del cemento más baja y con mayor porcentaje de cenizas, los incrementos térmicos producidos en el hormigón alcanzaron valores más bajos y los hormigones resultaron menos fisurables.
Se establecieron seis clases de áridos, el más fino (0,08- 1,7 mm) de naturaleza caliza y el resto de naturaleza granítica, siendo sus rangos dimensionales 1,7- 7 mm, 7- 15 mm, 15- 35 mm, 35- 70 mm y 70- 120 mm, determinándose en proporciones en peso mediante ensayos.
Los únicos aditivos empleados fueron plastificantes, que permitieron fabricar hormigones con asientos en el cono de Abrahams comprendidos entre 0 y I cm y con consistencias medidas en el consistómetro Vebe inferiores a quince segundos.
Los únicos aditivos empleados fueron plastificantes, que permitieron fabricar hormigones con asientos en el cono de Abrahams comprendidos entre 0 y I cm y con consistencias medidas en el consistómetro Vebe inferiores a quince segundos.
Las tongadas de hormigón fueron de 2,5 m de altura, con un volumen medio de 700 m3, divididas en cinco capas de vibración.
Para el encofrado se utilizaron paneles metálicos forrados de madera y sostenidos por ménsulas articuladas que se sujetaban a la tongada inferior mediante anclajes.
El máximo volumen de hormigón colocado en la presa en un mes fue de 41 000 m3.
El hormigón de la presa se refrigeró artificialmente, haciendo circular agua por serpentines situados en la superficie de todas las tongadas de cada bloque. Se establecieron dos circuitos de refrigeración: uno con agua de río y otro con agua refrigerada a 4°C. Durante los veintiocho días siguientes al hormigonado se mantuvo la superficie del hormigón constantemente húmeda, mediante regado de los paramentos de los bloques.
el hormigón de cada tongada se tomaron muestras en cantidad suficiente para realizar un mínimo de 12 probetas cilíndricas de hormigón de 15 cm de diámetro y 30 cm de altura. Estas probetas se rompieron a tres, siete, veintiocho y noventa días, superándose ampliamente las resistencias especificadas.

Auscultación y comportamiento:

El sistema de auscultación está orientado hacia el control de las variables que se indican a continuación con el instrumental específico de cada una de ellas:

a) Drenaje y control de subpresiones: con 413 drenes y 51 piezómetros.
b) Desplazamientos de la estructura: con 5 péndulos mixtos con un total de 30 bases de lectura, 9 referencias en coronación para bisecciones topográficas angulares, 62 dianas geodésicas repartidas en 6 niveles, y 26 clavos de nivelación repartidos en 3 niveles (coronación y galerías).
c) Movimiento de juntas: con 135 bases de elongámetro y 22 extensómetros.
d) Estado del hormigón: con 134 termómetros y 78 extensómetros de resistencia, tipo Carlson.
e) Movimientos del terreno: con 6 extensómetros de varilla, para control de fallas y 25 clavos de nivelación en laderas.

El primer llenado se inició en 1974 y se concluyó en 1979.

En esta fase, las deformaciones registradas fueron inferiores a las teóricas y el caudal de filtraciones de la ladera izquierda fue rebajado con la intensificación de la pantalla de impermeabilización.
En la fase de explotación se ha alcanzado la cota máxima -882- una sola vez.

El análisis de los resultados, permite establecer las siguientes conclusiones:

- El efecto térmico fija la evolución de las deformaciones, dotándolas de un carácter estacional. La insolación sobre la ladera izquierda es la causa de que las deformaciones sean superiores a la de la derecha.
- La máxima deformación radial observada ha sido de 70 mm y la máxima irreversible no ha superado los 5 mm.
- Las filtraciones evolucionan con la carga del embalse y, el máximo caudal registrado ha ascendido a 60 I/min.

_